Charlas de un Gag-Pa. Macho cabrío LI


CHARLAS DE UN GAG-PA
Bajo el signo del macho cabrío, del año LI, de Acuarius.

En esta época del año, en la que los corazones humanos captan más fácilmente los efluvios de la vibración del corazón de nuestra Galaxia, y el Espíritu Crístico toca a la puerta de nuestra conciencia, me dispongo a comunicarme con ustedes una vez más, reiterándoles mis sinceros deseos de realización y éxito en todos los planos, para que el Amor y la Sabiduría reinen sobre la tierra y se establezca en ella el reino del Hijo del Hombre.

YO USO.
Hace unos veinticinco años tomé algunas clases de Astrología con el Hermano Raúl Ortega y, aunque las pocas clases a las que asistí me parecieron excelentes, las abandoné para atender otros deberes y por cierto temor ante el fatalismo que creía percibir a través de ese tipo de conocimiento. Me resultaban más agradables la práctica y la lectura de los textos que abrían las posibilidades de una mayor libertad a través del Yoga.
En aquellas clases aprendí, entre otras cosas, que la palabra clave que corresponde a la gente nacida en esta época del año debía motivar cierta desconfianza en mí, pues, para quienes somos de signo aries, la sola idea o posibilidad de sentirnos utilizados o limitados provoca en nosotros un rechazo inmediato. A partir de entonces, cada vez que conocía alguna persona de capricornio, la miraba con desconfianza, tratando de adivinar cuáles eran sus ocultas intenciones.
La verdad es que todos tenemos a Capricornio en alguna parte de nuestro zodiaco, y la realidad es que las pocas personas de capricornio con las que he tenido un trato más o menos frecuente, tan sólo me han proporcionado motivos diversos de superación y brillo personal.

LA POLITICA.
Aristóteles definió al hombre como "un animal político", pues política significa, en su sentido original, la administración o la organización de la polis, palabra griega que significa ciudad.
Efectivamente, el hombre es un animal político, pues aún en los grupos humanos más pequeños siente la necesidad de organizarse, lo cual se puede apreciar, incluso, en la pareja, el mínimo conjunto humano; y donde se puede notar claramente, a lo largo de la historia, la necesidad y las ventajas de una organización cualquiera y que, generalmente, consiste en que el hombre funja como proveedor y la mujer se dedique a las labores domésticas, aunque bien puede darse el caso contrario.
En la actualidad, las universidades manejan un concepto más "moderno" de la política, misma que bien puede ser definida como la "lucha por el poder". Se atribuye a Nicolás Maquiavelo este nuevo concepto, pues, en su libro El Príncipe, editado en 1513, proporcionaba una serie de consejos encaminados a conseguir la liberación de su patria, sin importar los medios por los cuales pudiera obtenerse dicho fin. A partir de entonces, tanto los gobernantes como los inconformes han justificado sus genocidios, traiciones, y todo tipo de acciones aberrantes en su lucha por obtener o conservar el poder. Todavía, en nuestro medio, cuando alguien aplica el adjetivo "maquiavélico" a cualquier cosa, lo hace como equivalente de "malvado".
En Iniciación, este segundo concepto no tiene cabida. Por ejemplo, se puede decir que el último Gran Maestro de la Orden del Templo prefirió morir, antes que "negociar" los secretos templarios.

LA ADMINISTRACION.
Aquel día, el Venerable Maestro me mandó llamar. Al presentarme, me dijo: "A ver, dime, ¿cómo está eso de que quieres cerrar la Sede Administrativa?" . Le expliqué el motivo: la hermandad se resistía a asistir a aquellas oficinas, que, si bien eran las más confortables y hasta elegantes para nuestro momento, se habían convertido en un "elefante blanco", pues nadie acudía a ellas debido a su relativa lejanía. El Maestro quedó conforme.
Al día siguiente me volvió a llamar. Visiblemente molesto, volvió a preguntarme el motivo del proyecto de cierre de aquellas oficinas. Le repetí la explicación del día anterior, reiterándole que había sido un acuerdo del Consejo. Me interpeló: "...pero la hermandad no quiere el cierre de la Sede..." Le expliqué que los únicos miembros que posiblemente pudieran oponerse serían los dos hermanos que en ese tiempo se encargaban de atender los asuntos del Consejo Superior. Entonces, me espetó: "¿Quién te crees que eres? ¡Tú eres tan sólo el Presidente del Consejo Administrativo, y estás para hacer lo que la Hermandad decida!!". Enseguida, ordenó que, a partir de ese día, todos los trabajos administrativos debían efectuarse en aquel sitio.
Aunque se me ocurrieron varias ideas para hacer valer mi posición, decidí que, si el Maestro confiaba más en otros que en mí, era preferible que el tiempo demostrara quién tenía razón.
Así las cosas, tuvimos que continuar sesionando en aquel local a donde únicamente asistían mis más cercanos colaboradores (que no pasaban de tres o cuatro), pues ni siquiera la orden expresa del Hermano Mayor fue suficiente para que más gente acudiera a ese sitio. Fue necesario que el Hermano Marcelli , entonces Gag-Pa, se hiciera cargo del Consejo Superior, para que éste, integrado ahora por varias parejas de Hermanos, decidiera volver a sesionar en el No. 226 de la Avenida Insurgentes.
Nuestra Institución, como tal, no tiene objetivos políticos; sin embargo, como hemos visto, resulta natural que sus miembros, como individuos, participen de situaciones que pueden ser catalogadas como políticas, sea conforme al concepto original o al moderno. Es por esto que se debe tener bien claro que cualquier puesto representativo, ya dentro de la Administración del Estado, ya dentro de cualquier organización o, incluso, dentro de nuestra misma Institución, deberá considerarse como una oportunidad para servir a la sociedad, a la organización o al grupo que lo otorgó, y no deberá buscarse como una oportunidad para usar el puesto con el fin de imponer un criterio particular y, mucho menos, pretendiendo un beneficio personal.

EN COATEPEC.
El ambiente, ya de por sí festivo, se animó aún más con la llegada de los mariachis. Nos encontrábamos en el comedor, el primer día de la X Reunión Mundial de Getuls. Varias voces de los comensales se agregaron a las del grupo de profesionales y luego algunas parejas bailaron a ritmo de quebradita y otros ritmos tropicales que mi ignorancia musical no me permite identificar, pero sí recuerdo que esas piezas musicales fueron interpretadas con tal entusiasmo, que la gente se encontraba disfrutando en alto grado de ellas.
A mí, en lo particular, me resultaba casi admirable observar cómo las cuerdas se transformaban en percusiones cuando, por ejemplo, el sonido del güiro se obtenía matando el sonido de las cuerdas de la guitarra con un simple cartón y una liga, o bien, los bongóes se conseguían golpeando las cajas de los instrumentos... "No cabe duda de que el que sabe, sabe"; pensé, a pesar de estar acostumbrado a mirar las muestras de ingenio y creatividad que caracterizan a la gente de esta parte del mundo. Sin embargo, como para toda función hay una forma, color y medida, nada como la música del mariachi para interpretar los sones de la región del Bajío, tales como La Negra, Guadalajara, y demás.
. Rigoberto Hernández Fuentes
Gag Pa. A su servicio.
Tel. 7-12-54-75
righerf@hotmail.com