Charlas de un Gag-Pa. Gemelos LIII


CHARLAS DE UN GAG-PA
Bajo el signo de los gemelos, del año LIII, de Acuarius.



EL MENSAJE.
"...Pues te aseguro que, de toda la gente que viste anoche, la mitad no entendió nada; y de la otra, una mitad entendió todo lo contrario de lo que yo estaba diciendo...", me dijo el Hermano Mayor, refiriéndose a la cantidad de personas que habían asistido a su anterior conferencia y a la que yo había hecho alusión para plantearle mis inquietudes, pues nunca me atreví a hacerlas en público, debido a que siempre -pensaba- había mucha gente que merecía ser atendida en primer término.

ENCUENTRO.
Cuando yo aún estaba soltero, sonó en cierta ocasión, el teléfono. La familiaridad en el trato, la existencia del nombre común de la persona requerida y el optimismo propio de nuestra edad, propició el surgimiento de una amistad por teléfono con cierta joven cuyo nombre no recuerdo, y que seguramente se equivocó al marcar el número que deseaba, aunque ambos culpamos a las líneas telefónicas de haberse "cruzado".
A partir de entonces, y cada vez con mayor frecuencia y duración, nos hacíamos llamadas a cualquier hora, de día o de noche, y conversábamos sobre los más variados temas, disfrutando, durante horas, de nuestra plática y confiándonos recíprocamente, nuestros secretos.
Al cabo de algunas semanas, decidimos que debíamos conocernos. Acordamos el lugar y la hora. Cuando, al fin, nos encontramos, nos quedamos sentados sobre el césped durante unos tres o cinco minutos y, repentinamente, ambos recordamos que teníamos asuntos importantes que atender y nos despedimos... sin volver a marcar ella mi número telefónico, ni yo, el de ella.

OTRO ENCUENTRO.
Hace unos diez años, la Hermana Glicinia, entonces Medio Gegnián, se acercó con un grupo de entusiastas personas que visitaban el Ashram de Coatepec. "Mire, Reverendo, quiero presentarle a estos Hermanos que vienen de Brasil y quienes leen, con mucho interés, las Charlas de un Gag-Pa", me dijo, para luego dirigirse hacia ellos y señalarme, diciendo: "Hermanos: él es el Reverendo que envía los escritos que tanto les han gustado". Enseguida, tuve la oportunidad de saludar a todos y cada uno de ellos, cuyos nombres ya he olvidado. Sin embargo, aún sonrío cada vez que recuerdo el repentino asombro que invadió los rostros de los Hermanos de mayor edad, quienes, seguramente, esperaban encontrar a un individuo con una imagen más digna de reverencia, e inmediatamente justificaron su necesidad de retirarse, mientras los más jóvenes y yo nos quedábamos entablando un diálogo más directo.

REENCUENTRO.
Hace años, y después de no menos de veinticinco de habernos perdido la pista, volví a ver a Raymundo, uno de mis mejores amigos de la adolescencia. Después de disfrutar recordando diversas experiencias compartidas, fija su mirada en mi pecho y pregunta:
- Oye, Rigo... ¿Todavía sigues en la G.F.U.?
- Si, todavía.
- Entonces, eso quiere decir que sigues haciendo yoga, te mantienes de vegetariano y esas cosas...?
- Así es. En realidad, debo confesarte que no practico Yoga tan frecuentemente como yo quisiera, y que mi alimentación se distingue de la tuya, tan sólo, por la ausencia de carne, pero fuera de eso, como de todo.
- Todavía recuerdo cuando te acompañábamos a las conferencias que daba un Maestro que ya estaba muy viejito... ¿Cómo se llamaba?
- Posiblemente te refieras al Maestro Estrada...
-¡Ese mero! ¿Todavía vive?
- No; falleció hace ya varios años... - Le contesté, interpretando que se refería al cuerpo físico. - ... ¿Entonces, sí lo conociste?
- ¡Claro que sí! Recuerdo que, los viernes que daba sus conferencias, nos insistías mucho para que te acompañáramos a escucharlas. Yo iba porque éramos amigos, pero la verdad no me gustaban nada, porque no les entendía "ni papa"...
Poco después mi amigo "Mundo" me acompañó a mi casa y pudo conocer a mi familia. A pesar de ser algo más joven que yo, a mi familia le pareció que me superaba en edad. Supongo que el sobrepeso, la calvicie y los lentes gruesos algo influyeron en esa deducción equivocada.

EN OAXACA.
-...¿Y usted, con qué intención escribe sus Charlas? - me preguntó el Hermano Getuls.

CADA CABEZA ES UN MUNDO.
Hay, en el Libro de Buen Amor, del Arcipreste de Hita, un ejemplo acerca de cómo cada quien entiende lo que quiere: Se dice que cuando los romanos pidieron a los griegos el conocimiento de las leyes y éstos no se las quisieron dar, por considerarlos muy ignorantes: sin embargo ante la insistencia de los primeros, los griegos pusieron como condición que, en un "encuentro" de sabios se determinara si los romanos serían capaces de entender las leyes. Para tal efecto, los romanos solicitaron que, para evitar problemas con el lenguaje, la discusión se efectuase por señas.
Preocupados por no contar con ningún verdadero sabio que pudiera representarlos, finalmente los romanos acudieron a un bellaco y le ofrecieron darle cuanto pidiera en caso de que triunfara haciendo señas con la mano. Después, vestido ricamente, se efectuó la disputa, que consistió en que el sabio griego mostró un dedo y el romano tres; el griego mostró la palma llana, y el romano, el puño cerrado. Esto fue suficiente para que el sabio concluyera que los romanos merecían las leyes.
Al preguntarle al griego el contenido de la discusión, dijo que él había expresado que hay un Dios, y que el romano había dicho que era uno en tres personas; que al expresar que todo está bajo su voluntad, el romano había señalado que en su poder tenía el mundo; así que cuando vio que entendían y creían en la Trinidad, concluyó que merecían el conocimiento solicitado.
Al preguntar al romano el motivo de su molestia, declaró que el griego había mostrado la intención de picarle un ojo con un dedo, por lo que él le mostró tres, dando a entender que además de picarle los dos ojos, con el tercero le rompería los dientes; y que cuando aquél lo amenazó con palmearle los oídos, él cerró el puño, dando a entender que le asestaría tal puñetazo como nunca en su vida le hubiesen dado y que por lo visto eso había bastado para que el griego dejara de amenazarlo.
. Rigoberto Hernández Fuentes,
Gag Pa. A su servicio.
E-mail: righerf@hotmail.com
Tel. 5712-5475
www.galeon.com/righerf