Charlas de un Gag-Pa. A los Directores


CHARLA DE UN GAG-PA
A los Directores.


Desde la agradable presencia física, acompañada de la simpatía y la claridad mental, hasta la expansión espiritual, son muchos y variados los puntos que podríamos abordar en relación a las características del Director "ideal", mas no es ése nuestro propósito. Tampoco lo es el aludir a las diversas técnicas y recursos didácticos de que se puede valer un profesor para impartir una clase, en la que tan sólo se transmite algún tipo de información, pues nuestras Escuelas presentan otras características y tienen otros propósitos más elevados. La presente charla tiene como objetivo, tan sólo, propiciar el diálogo acerca de la Dirección de las Escuelas.
Lo primero que un Director debe comprender, si desea cumplir bien su función, es que no ha llegado a ese sitio para imponer su voluntad al grupo, así como tampoco deberá permitir que cualquier otro elemento lo haga. Debe comprender que se ha vuelto, hasta cierto punto, en un representante de la H. Jerarquía Iniciática, quien, a través de los diversos órganos de nuestra estructura organizativa lo ha designado para tal responsabilidad. Caso diferente es el del subdirector o Coordinador, quien debe ser electo por sus condiscípulos y se limita, por lo tanto, a ser un mero facilitador para la realización de los trabajos. El Director representa las fuerzas superiores, mientras que el Subdirector representa el ascenso de la fuerza humana; los dos, el punto de encuentro en la cúspide de la pirámide que apunta hacia el cielo.
Dirigir significa señalar una dirección, un camino, un rumbo. En el caso de nuestras Escuelas y Colegios ese camino es el de la Conciencia, y presenta, como especiales puntos de referencia, en su recorrido, las acciones y actitudes que se han sintetizado en las "palabras de pase" de los diversos niveles escolares.
Sin embargo, el sólo conocimiento de estas claves, sin la realización de las mismas, únicamente sirven para confundir al candidato; es por este motivo que insistimos que nuestras Escuelas son de Iniciación Real, y también por esto mismo es que el Director o Guardián debe respetar el nivel evolutivo del grupo y el de los individuos que lo integran, pues tanto el primero como los segundos presentan características particulares que les permiten avanzar a su propio "paso".
Es bien sabido que todos nuestros Hermanos desearían la presencia física de un Gurú en cada sesión o tenida; ante tal imposibilidad, y guardando las debidas proporciones, son ustedes a quienes corresponde representarlo. Traten, por lo tanto, de hacerlo lo mejor posible, recordando que si bien es cierto que a la invocación del discípulo responde el Maestro, también lo es que a la fuerza inspiradora del Gurú, responde el discípulo. Si ustedes consiguen inspirar a su Grupo o Escuela, los Reglamentos y demás disposiciones emanadas de los órganos de gobierno pasarán a un segundo plano, sin que por ello dejen de ser importantes y deban cumplirse.
Hagan, de cada tenida, un momento especial, mágico; en el que todos puedan participar, desde su propia circunstancia y experimenten la particularidad del momento, y se transforme éste en la plataforma de lanzamiento de la conciencia hacia nuevos niveles, lo que repercutirá en beneficio de todos.
Reciban pues, una vez más, y desde el sitio que me corresponde, mi reconocimiento por la gran responsabilidad que han aceptado para ayudar al mejoramiento humano, a través de su trabajo en bien de nuestra Orden.
Les reitero mi mejor disposición, en caso de que consideren que pudiera serles útil en algo.
. Rigoberto Hernández Fuentes,
Gag Pa. A su servicio.
E-mail: righerf@hotmail.com
Tel. 5712-5475
www.galeon.com/righerf